Trivium Pursuit

¿Por que Estudiar Griego?

Nosotros pensamos que Griego es un lenguaje extranjero escrito en un alfabeto extranjero. Sin embargo hablamos y escribimos Griego todos los días sin darnos cuenta. Nuestro Alfabeto viene del griego. Nuestro vocabulario esta lleno de griego. Mucho puede ser dicho sobre el amplio entendimiento del lenguaje y cultura, que puede ser ganado a través de estudiar Griego. Pero estas cosas no mueven a la mayoría de las personas a estudiar griego.

El Griego es Útil en el Servicio al Señor

La razón más importante para estudiar griego es su utilidad en el entendimiento de la palabra de Dios. Dios ha escogido conservar las palabras y vida de nuestro Señor y Sus Apóstoles en el lenguaje Griego. La habilidad de leer el Nuevo Testamento en Griego aumenta nuestra capacidad para ser instruidos directamente por Dios de su palabra, y esto con una exactitud y autoridad que nunca podría ser obtenida a través de una traducción. Y eso nos habilita para hablar a otros, sobre las cosas de Dios con gran certeza y precisión.

El Griego como una Preparación para el Resurgimiento

La historia de los Evangelios es la historia del lenguaje Griego. En tiempo del Nuevo Testamento, casi todos en el mundo Mediterráneas sabían y hablaban el lenguaje Griego. Todos los primeros Cristianos conocían y estudiaban las Escrituras Griegas, Los escritos de los Apóstoles eran regularmente leídos a las congregaciones en Griego.

No obstante, al disminuir el conocimiento del Griego dentro del común de las personas, una sombra oscura se arrastró sobre la Cristiandad. La gente se volvió más y más dependiente de los profesionales de la religión, y estos profesionales se volvieron menos y menos responsables hacia las personas.

En el siglo XVI esta tendencia fue revertida. Después de la caída de la capital del Imperio Griego (Constantinopla), Los estudiosos Griegos huyeron con sus manuscritos al occidente de Europa. Siguió un resurgimiento del estudio del Griego, pues estos maravillosos libros antiguos – que no habían sido vistos por mil años  fueron desenterrados. Estos fueron llamados “El Nuevos Testamento Griego” La republicación del Nuevo Testamento Griego en 1516 fue seguida inmediatamente por el mas grande periodo de la difusión de los Evangelios desde el siglo I.

En un pasado no tan lejano, los Cristianos en general, y los ministros en particular, fueron competentes estudiosos  de las Escrituras en el lenguaje original. Solo un siglo atrás, la mayoría de estudiantes de educación media en los Estados Unidos habían estudiado Griego. Pero hemos de nuevo perdido los instrumentos con los cuales examinar personalmente la actual palabra de Dios. Nos hemos hecho dependientes de nuevo de una elite sacerdotal de “estudiosos” y “especialistas”, la mayoría de los cuales son infieles. Un resurgimiento genuino de los evangelios en nuestros días espera un resurgimiento del estudio de las Escrituras Griegas. Estos que persiguen el estudio del Nuevo Testamento Griego se convertirán en las vasijas de Dios para la recuperación de Su verdad.

El Griego Afila la Mente

Estudiar Griego demanda esfuerzo mental. El entrena la mente al observar el detalle, a reconocer patrones, y a esbozar conclusiones. A la vez que estudias la etimología de la palabra, o meditas sobre el significado de una preposición, el significado de un verbo, tú desarrollas el poder del pensamiento.

La disciplina mental es importante para servir al Señor. Nosotros estamos para atar los leones de nuestras mentes (1ra Pedro 1:13) mediante la búsqueda diligente de las Escrituras. Una búsqueda  diligente requiere las herramientas con las cuales  buscar. Entre mejor la herramienta, mejor la búsqueda,  y una de las mejores herramientas es el conocimiento del lenguaje de las Escritura – El Griego.

No obstante esto ofrece más motivación para estudiar Griego, para muchos de nosotros esto todavía no es suficiente.

En Gálatas 1:6-7 leemos en la Reina Valera. “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente (diferente en el sentido de otro).  No que haya otro, sino que hay algunos…” La palabra  “otro” es usada dos veces, sin embargo dos palabras muy diferentes son usadas en el texto griego. El primer “otro”  [›teroj]  significa “de otra clase o calidad” El segundo “otro” [¥lloj]  significa “de la misma clase pero numéricamente distinto.” En otras palabras, Pablo esta diciendo enfáticamente que solo hay un evangelio. Este otro evangelio “heterodoxo” [›teroj] no es de ninguna manera un aliado [¥lloj] de el único evangelio verdadero – de hecho, no cuenta como evangelio del todo! La Reina Valera no lo deja claro. El Griego lo hace ineludiblemente claro.

De nuevo en Gálatas 6:2-5 leemos esta contradicción aparente, “Sobrellevad los unos las cargas de los otros,… porque cada uno llevará su propia carga. “ La primera “carga” [b£roj] es plural y se refiere a esas cosas que nos abruman y nos empujan hacia abajo y nos oprimen, especialmente opresiones, penas y miserias. La segunda “carga”  es singular y se refiere a un peso – frecuentemente un kit de solado, o algo como un trabajo que se espera se realice. De aquí que, aunque tenemos que compartir las muchas dificultades de la vida, pero cada uno de nosotros tiene que tratar de encontrar la tarea particular que el Señor nos ha puesto sobre los hombros.

Jim Ellit, el mártir de Ecuador, escribió en su diario que aunque Juan 19 le era bastante familiar  en Ingles, cuando el lo leyó en Griego, le parecía como si lo estaba leyendo por primera vez, era mucho mas vivo que en la traducción del Ingles.

Cuando tu aprendes los detalles del vocabulario y gramática Griega, Dios te hablará a través del Nuevo Testamento con gran exactitud y autoridad, y tu hablaras a los demás con gran certeza y precisión.

 “Todo esto suena bonito y bueno” dices tu, “pero temo que necesito un poco mas de incentivo para empezar”, OK, considera esto.

Muchos materiales autodidactas han sido desarrollados para facilitar esta tarea.  Mediante tomar la tarea de aprender el lenguaje de la Palabra de Dios, los Padres que educan en casa de lado a lado junto a sus hijos están poniendo el cimiento para el gran resurgimiento.

Conclusion

La cultura esta gravada en el lenguaje. Dios ha inscrito y gravado en el lenguaje de las Escrituras toda la cultura que es distintivamente Cristiana. Nuestro llamado como padres Cristianos es recuperar y desarrollar esta distintiva cultura Cristiana en nuestras propias familias y con las otras familias. El estudio de las Escritura en el lenguaje original es indispensable en esta tarea.

La pregunta real es, ¿por que no estudiar Griego?