Trivium Pursuit

La Transformación de la Educación Clásica

No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. (Romanos 12:2)

¿Que es Educación Clásica?

¿Es Educación Clásica leer a Homero y Platón, o Cesar y Cicerón? Muchos educadores clásicos podrían decir que si – leer tal literatura es una parte esencial de la educación clásica. Pero, ¿una desenfrenada focalización en literatura clásica – Griega y Romana – nos guía hacia Cristo?

Nosotros definimos diferente una educación clásica. Nosotros perseguimos un modelo clásico y un método clásico para educación – nombrado, el Trivium – pero tenemos solo un incidental interés en la literatura humanista clásica. No queremos perseguir esas tres herramientas de aprendizaje – lenguajes clásicos, habilidad de razonamiento, y habilidad de comunicación – para que podamos realmente leer a Homero y realmente pensar como Aristóteles y realmente hablar como Demóstenes. Como Cristianos, queremos aprender lenguajes, lógica y retórica para que realmente podamos leer, y pensar y hablar – y punto! Queremos dominar esas herramientas útiles, pero no queremos usar esas herramientas como los usaron los antiguos Griegos y Romanos. Ellos usaron esas herramientas para servir a todo excepto al Dios verdadero y viviente. Nosotros queremos usarlas para servir a nada mas que al verdadero y viviente Dios. Los Griegos y Romanos tomaron esas herramientas y las usaron para perseguir sus propios propósitos. Solo estamos reclamando lo que es con derecho la herencia de lo divino, limpiándolas, y devolviéndolas de regreso a servir a nuestros Señor. Las Escrituras contienen todo lo que necesitamos para probar toda palabra del hombre, y para convertir lo que es rescatable para uso divino. Antes que podamos usar alguna cosa – incluyendo literatura clásica – tenemos que colarla a través del cedazo de las Escrituras.

¿Qué queremos decir por “Clásico”?

Elegimos limitar nuestro significado de “clásico” a incluir solamente lo que es de buena forma y de valor duradero (= clásico), y que es conforme a los estándares Bíblicos dentro del punto de vista Bíblico (= Cristiano), Tenemos que cuidadosamente colar todo lo que es clásico en el sentido humanista a través del cedazo de las Escrituras, y tenemos que darle a cualquier cosa que pase el cedazo un nuevo significado dentro del punto de vista Bíblico. Así, que por “clásico” no queremos decir toda la cultura y literatura de los tiempos antiguos, los tiempos medievales, o del tiempo del renacimiento, o incluso de los tiempos de la colonización de América. No queremos revivir esos periodos de supuesta gloria. No estamos saltando a la literatura o tradición clásica humanista. Nos focalizamos en cambio en que – fuera de todas esas culturas y tiempos – es rescatable para Cristo. Queremos buscar de entre los escombros y rescatar solo lo que podemos traer dentro de la conformidad al orden Cristiano y bajo las normas de la ley de Dios.

Un Modelo Bíblico para La Educación

Si vamos a transformar la educación clásica en orden de hacerla servir a Cristo, tenemos pues, que seguir los principios de un modelos Bíblico de educación, lo que incluye

1. Toda la educación verdadera tiene que empezar con la Palabra de Dios

Y que desde la niñez has sabido las sagradas escrituras,… Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar… a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (Segunda Carta de Timoteo 3:15-17).

La Palabra de Dios es suficiente guía para todas las cosas necesarias en la vida. La Palabra de Dios abre nuestros ojos a la manera correcta de mirar el mundo, y nos enseña principios los cuales dirigen como deberíamos vivir en el mundo real. Nos dice el orden propio de las cosas y la propia relación entre las cosas. Nos da la verdad para establecer nuestro conocimiento, valores para guiar nuestro entendimiento y fines para dirigir nuestra sabiduría. Por lo tanto, el conocimiento de las Escrituras es de primera importancia. Y la educación que no da primer lugar a la palabra de Dios. No alcanza la medida del estándar de la Palabra de Dios.

2. Dios ha dado solo a la familia la jurisdicción sobre la educación de los niños en casa.

Por lo tanto, pondréis estas mis palabras en tu corazón y en vuestra alma…Las enseñaras a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes (Deuteronomio 11:18-19; compare 4:9-10; 6:4-9).

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestro hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6:4).

El padre es al final el responsable por la educación sus hijos. Trabajando con su esposa, y con quienquiera mas que el pueda escoger a emplear en su servicio, el dirige su educación hacia fines divinos. El rol principal en determinar el éxito educacional del niño no esta jugado por el currículo, ni por la escuela, ni por el profesor, ni siquiera por la madre, si no por el padre. Nuestra cultura moderna esta bajo un curso educational.

El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y castigue la tierra con maldiciones. (Malaquias 4:6)

3. El fin de la educación es preparar completamente un niño para la vida adulta .

Instruye al niño en su camino, y ni aun de viejo no se apartara de el (Proverbios 22:6).

Que según su gran misericordia nos hizo renacer para esperanza viva…para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarchitable… (Segunda Epístola de Pedro 1:3)

Hay más en educación que asignaturas académicas. Una educación completa debería preparar un niño para la vida adulta madura. Todos los elementos de educación deberían ser para preparar los hijos a hacer un sustento y ser esposos y padres, y para preparar a las hijas a ser esposas y madres y para manejar sus hogares. La educación verdadera construirá una familia genuina – orientada culturalmente sobre la fundación de la palabra de Dios.

4. El fin último de la educación es la santidad – enseñar separación de Dios en orden de servirle a El.

Habéis, pues de serme santos, porque yo, tu Dios, soy santo, y los he apartado de entre los pueblos para que seáis míos. (Levíticos 20:26)

Dios no nos ha llamado a inmundicia, si no a santificación (Primera de Tesalonicenses 4:7)

Toda la educación es esencialmente religiosa. Cuando los educadores estatales dejaron a Dios fuera de toda asignatura, y enseñan la perfectibilidad social del hombre, ellos, de ese modo inculcan la religión del ateismo humanista, y ellos separan los niños para el servicio de la sociedad a través del estado. Cuando los educadores Cristianos relacionan cada asignatura a Dios, y enseñan solo la salvación de la palabra de Cristo, ellos así inculcan la religión de la realidad Bíblica, y ellos separan los niños para el servicio de Dios a través de Cristo. Cualquier educación que es verdaderamente Cristiana enseñara a los niños como distinguir lo bueno de lo malo, la verdad de la falsedad, lo correcto de lo incorrecto y lo santo de lo profano.

Para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio (Levítico 10:10)

El alimento solidó es para los que han alcanzado la madurez, para los que por el uso tienen los sentido ejercitados en el discernimiento del bien y el mal. (Hebreos 5:14)

¿Por que Los Padres Cristianos queremos seguir un Estilo de Educación Clásico?

1. Académicos. Ciertamente algunos padres están atraídos a un estilo de educación clásico porque el logro académico es prometedor. Ellos quieres que sus hijos tengan todas las ventajas que vienen de aprender lenguajes clásicos (Latín y Griego), de saber como pensar (Lógica), y de saber como comunicar (Retórica), Ellos tiene altos estándares para la educación de sus hijos. Mucha de esta corriente viene de un sincero deseo de dar a sus hijos las herramientas de sobresalir para la gloria de Dios.

2. Resultados. Niños quienes tiene las herramientas básicas del aprendizaje - el Trivium- están habilitados para avanzar y dominar cualquier área de aprendizaje por ellos mismos. Cualquiera que sea nuestro fin, el estilo de educación clásica deja la más amplia y más sólida base para lograrlo. Los padres reconoces como enseñando a los niños a enseñarse ellos mismo liberan sus niños a un mejor servicio al mundo de Dios.

3. Metodología. La mejor razón para elegir un estilo clásico de escuela es simplemente porque este es el modelo y método natural de educación – el cual Dios escribió dentro de la realidad. ¿ Que si los Griegos y Romanos lo usaron para servir sus propósitos profanos? Nosotros simplemente lo tomamos de vuela, lo limpiamos, y lo usamos para servir a Dios para el camino que El originalmente lo diseño. El estilo clásico de educación ha sido exitoso por miles de años, porque es conforme al orden en que las cosas fueron creadas. Trabaja bien porque concuerda con la realidad. Si nosotros alguna vez hemos aprendido algo, pues lo aprendimos por el método del Trivium – ya sea que lo supiéramos o no. Pero es siempre mejor saber lo que estamos haciendo, y eso es todo a lo que se refiere el Trivium.

No intente esto en Casa

Si tratamos de seguir un modelo de salón de clases en nuestra educación en casa – arrastrando en el los pupitres y el pizarrón, conforme a una-talla-queda- a-todo y un método de alcance-y-secuencia, siguiendo una rígido horario de timbres, y similares – podrimos ceder a la presión, Esa clase de escuela no queda bien dentro del ambiente de Educación en Casa. Es rara la pareja de padres quienes tienen el tiempo y el talento de soportar tales presiones. Eso verdaderamente probará nuestra determinación para Educar en Casa. La gran fortaleza y ventaja de Educación en Casa es que nos alivia de las presiones del salón de clases y nos invita dentro de un ambiente escolar de tutoría uno-a-uno en nuestra propia casa.

Los Educadores en Casa estamos levantando una generación de niños hechos a la medida – aquí no modelos de fábrica. Queremos mantener eso lejos. El modelo y método clásico de educación deja mucho espacio para los muchos diferentes abordajes de Educación en Casa – desde Charlotte Mason a Konos. El fin de un estilo clásico de Educación en Casa es tutorar los niños en esas habilidades las cuales los harán capaces de enseñarse ellos mismos cualquier cosa que ellos necesiten aprender a lo largo de su vida, Nuestro propósito es mostrarte que tu puedes Educar en Casa es un estilo clásico con una visión Cristiana, y sin ceder a la presión.